Historia del Teclado QWERTY

24 de Julio, 2007

Porqué las teclas del teclado están ubicadas como están

Alguna vez nos preguntamos porque el teclado de nuestra computadora tiene las teclas distribuidas como las tiene?
Si nunca lo hicimos, pensemos un momento porqué será qué las letras del alfabeto siguen esa distribución tan caprichosa en el diseño del teclado.
Cuándo uno empieza a averiguar porqué el teclado es así, obtiene generalmente las siguientes respuestas:

  • Porqué lo inventaron los norteamericanos y por lo tanto es muy cómodo para escribir en inglés pero no en castellano.
  • Porqué el diseño que tiene es el que nos permite escribir más rápido.

Las dos razones anteriores son bastante lógicas como respuestas, pero ambas son incorrectas. Veamos porqué.

Un poco de historia

Para entender porque usamos el teclado que usamos, tenemos que remontar una historia de más de 120 años.

El nombre “QWERTY” para nuestro teclado viene por las primeras seis letras en la fila superior del mismo. Bueno, eso es algo que casi todos sabemos, así que sigamos adelante…

Una versión maliciosa sostiene que el diseño es así, entre otras razones, por una cuestión de marketing: para permitirle a los vendedores escribir “TYPEWRITER” (máquina de escribir) muy fácilmente (ya que todas las letras de esta palabra están en la fila superior) a la hora de mostrarles el nuevo ‘chiche’ a los compradores y sin tener que andar buscando las letras.

Otra versión, un poco menos maliciosa, pero mucho más aceptada, dice que Christopher L. Sholes (tal el nombre de quien inventó el QWERTY), un inventor part-time de Milwaukee, diagramó el teclado para enlentecer o ‘alentejar’ la escritura porqué de otra manera los tipos (las piezas de metal que tenían las antiguas máquinas de escribir) chocaban y se apiñaban cuando alguien las pulsaba demasiado rápido.
La historia real, o por lo menos la más creíble, es la siguiente:

El primer modelo de Sholes (1868) tenía las teclas distribuidas alfabéticamente en dos filas, y las teclas se trababan mucho más a menudo que en el modelo QWERTY.
Pensemos en cómo eran las antiguas máquinas de escribir, los tipos se acomodaban en un semicírculo y si se pulsaban dos letras que correspondían a dos tipos cercanos en el semicírculo, había una gran probabilidad de que se trabaran. Así que Sholes, descubrió que tenía que buscar los pares de letras más frecuentes y poner sus tipos lo más lejos posible dentro del semicírculo.
Sholes utilizó un estudio de frecuencia de aparición de pares de letras preparado por Amos Densmore, hermano del ’socio capitalista’ de Sholes.

Conclusión: el teclado QWERTY estuvo determinado por los enlaces mecánicos de los tipos (dentro de la máquina) con las teclas (en su parte externa). La idea de nuestro amigo Christopher no solucionó el problema del apiñamiento completamente, pero lo redujo en gran parte; permitiéndole a los usuarios de aquél tiempo, escribir más rápido. Hoy en día, es fácil ver que la distribución no es óptima, ni mucho menos, pero tengamos en cuenta que todo el problema quedaba delimitado por la distribución de los tipos para que estos se choquen lo menos posible.
El resto es historia más conocida: el QWERTY se impuso entre todos sus competidores y por varias décadas (mientras subsistió el problema del apiñamiento) nadie discutió su reinado.

Vale la pena situarnos históricamente y tener en cuenta que realmente la ventaja de escribir una carta más rápidamente (digamos -para ejemplificar- ganar algunos minutos por hoja), no era importante teniendo en cuenta que luego esa carta era enviada por carreta, tren o barco…

En 1932, apareció Dvorak, con un diseño que permite obtener la mayor velocidad de escritura. August (Dvorak), acomodó las letras según su frecuencia de aparición, además, ubicó en la fila base, las cinco vocales para la mano izquierda y las cinco consonantes más utilizadas para la mano derecha (AOEUIDHTNS); lo que tiende a alternar el uso de cada mano cuando escribimos.

Las mejoras en el nuevo diseño son obvias: la mayoría del trabajo queda en la fila base, se alterna el uso de cada mano, la escritura se hace más descansada, y más rápida, en definitiva: son todas ventajas.
Sobre todo con las máquinas de escribir más nuevas (con un cabezal de impresión) y con las computadoras, ya nadie discute que un teclado tipo Dvorak es la mejor solución.

PERO NADIE usa el Dvorak, ya que ninguno de nosotros quiere empezar con un nuevo teclado, volverse loco para aprenderlo, y luego descubrir que si nos mudamos a la PC de al lado allí estará el viejo y siempre polémico QWERTY…

Sitios WEB de interés:

Interesante no?

Hasta la próxima!

Daniel Ambort

Aclaración: Parte del contenido de este artículo fue recopilado de fuentes de acceso público. El principal objetivo del mismo es brindar un servicio. Por favor, si Ud. encuentra algún error o carencia en esta información, háganoslo saber así podemos mejorar el contenido del mismo.